Sobre mentores y startups

Hoy voy de denuncia, de grinch, de dar mi opinión en un tema que cada vez veo que va perdiendo sentido. Y si, para quien me pide que sea naranja lo siento, hoy desgraciadamente voy a escribir como limón.

Me toca hablar de mentores, de mentores en una start-up.

Cuando empiezo a escribir a veces me voy a la definición más académica para no equivocarme y para ver si voy a hablar de lo correcto. Dice la RAE que mentor viene del griego. Μέντωρ, Méntor, personaje de la Odisea, consejero de Telémaco. Y que puede ser dos cosas (1) en masculino y femenino un “consejero o guía” o (2) un ayo que es también masculino o femenino la “persona encargada en las casas principales de custodiar niños o jóvenes y de cuidar de su crianza y educación”

En una start-up lógicamente nos vamos al (1) porque lo que buscamos es una persona que especialmente al principio nos de valor en forma de ideas de negocio, contactos, errores que no se deben cometer. etc.

Soy de los que he defendido que esto es una buena idea, que hay que aprovechar todas las palancas posibles y que rodearte de mentores, asesores o como lo llamemos, o lo llame la RAE, es algo interesante…. Pero es  que en la vida hay blancos, negros y muchos grises y en España cada vez estoy viendo más casos extremos.

Y a veces lo extremo se reduce cuando me hago unas preguntas, cuando pienso unas claves para elegir (o no) un mentor. Allá van unas preguntas básicas:

  1. ¿Lo necesito? Ah, es que esa pregunta no me la tengo que hacer ¿no? Pues si, te la tienes que hacer porque puede que no lo necesites.
  2. ¿Qué quiero de este mentor? ¿Qué necesito y qué no?
  3. ¿Cómo voy a medir su participación en mi start-up? ¿Qué le voy a pedir? ¿Lo voy a establecer en tiempo?
  4. ¿Y que le voy a dar? Porque ¿le tengo que dar algo?

Porque un mentor debe ser una persona que se implique en tu proyecto y al cual le exijas y con el cual valores correctamente su participación.

Y hay que ser MUY exigente, o tienes a los mejores o no los tengas. Porque tener mediocridad y encima regalar participaciones a mediocres tiene mucho peligro.

Puntos en los que fijarse y a trabajar una vez que si, que quieres mentores:

  1. Ya lo he dicho. O el mejor o nada.
  2. ¿Qué necesitas? Porque lo suyo es ver cuáles son tus puntos débiles y que en ellos trates de buscar al mentor.
  3. No valores cosas que son pagables o que cuestan poquísimo. Porque un artículo de tu empresa en un blog no vale una puñeta, vale unas cuantas visitas un día que no te llevan a nada. Si tu empresa es buena los periodistas y los bloggers querrán escribir sobre ella cuando les escribas. Les faltan noticias, les faltan buenos ejemplos.
  4. Lo impagable es que esa persona se implique como si fuera su empresa. Y si de verdad piensa que mereces la pena le puedes pedir hasta que invierta.
  5. Mide en un contrato lo que quieres, cuánto y como. No valen caras bonitas que están por eso, por su cara bonita. Siempre exige dedicación y hazlo por escrito y como probablemente has elegido al mentor por algo pídele que te de valor en eso que sabes que es el mejor.
  6. No des grandes participaciones y menos si este mentor no invierte. Si yo, inversor en una ronda posterior, veo que has regalado una participación significativa a este mentor valoraré muy poco tu empresa, te valoraré muy poco a ti.
  7. Huye de la gente que hace esto de una manera organizada. Lo siento pero si esto es tu negocio, si eres mentor profesional, es que no tienes valor. Yo hago caso a la gente que me llama una vez, dos, tres… Pero llega un momento que pasas de quien te pide favores constantemente porque si lo hace tanto es que no se cree los favores que pide.

¿Para qué quiero tener a Steve Jobs o a Bill Gates en mi empresa si no se creen en mi producto o no me ayudan? Ah, que me van a atraer gente que invierta pero ¿no se darán cuenta los inversores que les has dado dos duros para nada?  ¿No te das cuenta que ni Steve ni Bill tienen tiempo para ti? ¿No será que solo tiene tiempo al que le sobra? Si hago una lista yo quiero tener de mentor a Jesús Encinar, a Carina Szpilka, a François Derbaix, a Marek Fodor, a Alberto Artero, a Alberto Knapp, a Julio Alonso, a Marc Vidal, a Rafa Garrido, a Carlos Domingo, a Dídac Lee, a María Fanjul, a Jesús Monleón, a Iñaki Ecenarro, a Eneko Knorr, a Marta Esteve… pero ¿cuántos de esos son mentores de empresas? Y si lo son ¿En cuántas de esas empresas no han invertido dinero? Me temo que el número está próximo a cero.

Internet en España es un pueblo y si eres bueno se va a enterar hasta el tonto del pueblo. Si no lo eres y encima te dejas acompañar por mentores malos a los cuales les has regalado todo pues eso, te quedarás peor que si no hubieras empezado.

Otra actualización: Me hacen llegar este magnífico post “Advisors stop screwing startups”. No hay más que añadir, gracias Agustín

23 comentarios en “Sobre mentores y startups

  1. Este artículo también te valida como consejero -al menos desde mi humilde punto de vista- por saber distinguir lo principal de lo accesorio y el ruido del trabajo real.

    Menos gurús y más sentido común es lo que necesitamos.

  2. En mi humilde opinión, un mentor entra en la relación sin mayor interés que el de intentar ayudar. En cuanto esta ayuda no es gratis, y es a cambio de una participación o dinero, entonces no es un mentor, es otra cosa. Será consejero, socio, pero no un mentor.
    Si me permites, como mentor “junior”, y sin sentirme ofendido porque no me hayas puesto en la lista ;), creo que se pueden encontrar muy buenos mentores en muchos sitios, y sobre todo, en función de las necesidades del emprendedor en concreto.
    Por poner un ejemplo extremo, si una start up tiene planes de ir a Angola a buscar negocio, quién será mejor mentor, uno de esos grandes hombres y mujeres de negocios que mencionas en la lista, o el embajador de España en Angola que resulta que es un amigo de un familiar…
    Por lo demás, estoy muy de acuerto en lo que dices sobre fijar claramente expectativas y los “gives&gets” de las dos partes
    Saludos!
    @resbla

    1. Yo creo que hay muchos mentores buenos y no creo Iñaki haya hecho una lista exhaustiva sino que ha puesto los nombres que primero le han venido a la cabeza.

      Respecto a la distinción semántica entre mentor y consejero en base a si su trabajo es retribuido o no, me parece un debate tan estéril como montar toda una manifestación en contra del matrimonio gay, sólo porque no guste que se use la palabra ‘matrimonio’ ^_^

      Yo, a los miembros de mi Consejo Asesor de bolsillo los pago con empanadas y los llamo consejeros, igual que les podría llamar amos del calabozo o señores de Greyskull

      1. Ummm, a mí no me parece tan estéril el debate. Si hay una retribución, aunque sea con empanadas, esas personas son parte de la compañía. De hecho, el que una persona tenga una retribución, por pequeña que sea, puede hacer que entre en conflictos con su empleador de verdad. Que parece una tontería, pero limita mucho el “universo de mentores” al que puedes acceder. Así que para mí, sí que es imporante la diferencia entre asesor y mentor
        Saludos
        @resbla

    2. Coño Iñaki ¡Pon unos comentarios como Dios manda! tipo Disqus, que con estos no deja contestar a más de dos niveles ^_^

      Mira Roberto, ahí te doy la razón: al hecho de no poder ser consejero, mentor o Jedi de una empresa por participar o trabajar en otra si le pondría un nombre, conflicto de intereses.

      Yo reconozco que he firmado contratos leoninos, de esos redactados por abogados americanos, de los que aún me arrepiento pero que, dentro de su maldad intrínseca, tienen sentido: me impiden trabajar para competidores de la gente con la que ya estoy colaborando.

      Si te ficho para el Consejo de mi startup de empanadas, espero que no fiches también por alguien que haga rosquillas, pero me dará igual que trabajes en una que vende transistores.

      Puro sentido común que es de lo que hablaba en mi primer comentario.

      En cualquier caso, yo creo que nos alejamos del tema planteado por Iñaki que es ¿Qué es un buen mentor? Según su definición, alguien que se suma e involucra en tu proyecto… por sentido común no tiene sentido que pueda hacer lo mismo en un negocio similar. Y, si lo hace, mosqueate…

  3. Os cuento cosas, lo primero gracias por el debate

    @david Gracias por tus palabras. Creo que es bueno dar opiniones que sean distintas del buen rollo que hay por ahí que distorsiona la realidad 😦

    @Miguel. Como dice @David no he hecho una lista de mentores exhaustiva. Hay muchos más que se me han olvidado y Carlos si te cuadra dentro del esquema fenomenal. Me llevo magníficamente con el

    @Roberto. Toda la razón con la dicotomía de las palabras mentor y advisor. Creo que como dice @david es más el fondo que la forma pero como se puede no entender lo he reflejado en el artículo por tu comentario y por otros que he recibido por Twitter. ¡Gracias!

    @David de nuevo! Me había olvidado de He-Man y Skeletor! Qué grandes!

  4. ¡todo un honor estar en esta lista Iñaki! yo también creo que no es bueno dar participaciones a mentores que asesoran pero no invierten en la empresa. Si no invierten es que no creen suficiente en el proyecto: no es una buena señal de cara a otros posibles inversores.

    1. Francois, depende. Si inviertes primero y luego a los meses te conviertes en asesor, estoy de acuerdo. Si asesoras primero y luego inviertes antes de una ronda de financiacion – por ejemplo en la primera ronda de financiacion…… muy muy muy peligroso. Como les asesoras en valorar la empresa?

  5. Hola a todos, A mi también me gusta empezar las cosas por una lectura al diccionario, pero,… Hoy voy a recurrir a la foto que encabeza el artículo.
    Yo no sé a vosotros pero, a mi, esa imagen me lleva a preguntar sobre la motivación y la necesidad de una relación startup/mentor.
    Quiero pensar que el mentor, al igual que el policía de la foto, ve en la startup su futuro. Ojo! no el propio sino el del “cuerpo”. Quiere apadrinar, ayudar, aconsejar o lo que queráis entender, en cierta manera por orgullo y por un “bien común”. Me gusta pensar que en cierta manera nos sentimos en deuda con los demás o nos vemos reflejados en nuestros inicios. Para compensar estas sensaciones el mentor ejerce su papel. Obviamente debe hacerlo desde el compromiso pues es una relación elegida libremente entre stratup y mentor, ambos dan y ambos reciben. Sin interés ni compromiso la gente no va ni a jugar baloncesto en el equipo del barrio pues supone un esfuerzo.
    Por lo que respecta a compensaciones económicas y/o participaciones siguiendo con el símil deportivo el compromiso de un entrenador no tiene porqué ser proporcional a la categoría del equipo.
    Dicho esto, me pongo a vuestra disposición para que me hagáis bajar de mi nube y mostrarme la realidad.

  6. Creo que hay demasiado ruido respecto a la conveniencia de mentores:
    – Muchos de los que van de mentores no han montado ninguna empresa, ni han ido al banco a pagar un TC1.
    – Muchos de los que van de mentores se consideran “expertos genéricos en tecnología e Internet”.
    – Muchos de los que van de mentores básicamente quieren lo siguiente: tengo un buen trabajo, opino en twitter y a lo mejor en blog, consigo mentorizar empresas y además sin poner un duro y pidiendo participaciones, y con esto de que estoy “en varias empresas” me ofrezco a escuelas de negocio aportando el “estar en varias empresas con nicho de mercado diferente” como de superprofesional. Básicamente no quieren ayudar, te quieren usar a mayor gloria de su “marca personal”.

    En mi experiencia, donde además nos quisieron colar presuntos mentores con currículum falso, pero vamos, que no coló, yo rechazaría mentores oficiales.
    Si alguien cree en mi empresa y cree que puede aportar algo y sacar rendimiento lo lógico es que invierta en ella.

    Y luego hay otra otra clase de gente, gente con mucha valía que te da algún consejo “por haber pasado ya por ahí”, sin pedir ser mentor oficial, sin publicar nada, sin pedir participaciones y que un día si las cosas te van bien se alegrará sinceramente. Desgraciadamente estos son la minoría de la minoría.

  7. Llevo varias semanas dándole vueltas a la idea de un mentor que nos ayude a crear una nueva línea de producción a terceras empresas.
    Como en nuestro caso no tenemos grandes contactos tiene para nosotros sentido.
    El caso es que sin ser un emprendedor con una larga trayectoria (es mi primera aventura) y sin haber pasado antes por mentores (reales o pseudo), siempre llego a la misma conclusión, ¿cuál es el riesgo de dar con un pseudo y cómo identificarlo?. Supongo que lo que decís: “si cree en la idea invertirá”, tiene cierto sentido aunque no siempre tiene que ser así, y por otro lado quedarse parado por “miedo” puede ser tan malo como el hecho de equivocarse.

  8. Bueno, ya ha salido el pingback de la entrada que acabo de escribir en el blog.
    Me parece muy interesante la conversación, y cómo los comentarios se me quedaban cortos, he preferido escribir una entrada.
    Se agradecen comentarios!
    Saludos!
    @resbla

  9. Inaki, espero que los mentores de la lista que has hecho sean buenos mentores….. porque el problema en Espana, es que la gente confunde ser un buen emprendedor por percepcion que por hechos. Ninguno de los nombres incluidos en esa lista tiene un retorno de inversion cercano a algo que se pueda llamar un emprendedor de exito. Coge caso por caso, calcula el retorno de inversion y veras que en algunos casos es decente. Pero hay muchos emprendedores en Espana que no salen en los blogs, que no salen en los medios, etc… y tienen retornos de inversion bastante superiores.

  10. Venga va que aquí soys todos experimentados en el tema, a ver si dais un pequeño consejo a un recién nacido… 😉
    Acabo de dar forma a mi idea y ahora me encuentro haber pasado de la idea a la realización de la misma entonces: qué hago ahora???
    Cuáles son los pasos a seguir una vez has desarrollado la idea en forma de web?
    Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s