Una delaración de intenciones

Sigo cañero, sigo limón. Hoy va de cosas claras, hoy va de acción.

Y es que sigo viendo mucho desánimo, mucho “con la que está cayendo” y creo que hay que trabajar y animarse. Creo que con mucho esfuerzo, una sonrisa y una “actitud zen” todo cambia pero creo que desgraciadamente en este país no basta con esto, se necesita algo más.

Porque esta España que a muchos nos duele es una España acostumbrada, acostumbrada a que corra el vino, a que la noche sea larga y sea VISA quien corre con la fiesta. Y cuando VISA y quien nos ha dejado el dinero lo piden de vuelta pues oye, que qué injusticia, que los mercados nos atacan, que por qué, que si somos serios, ya, ya… Vamos allá.

¿Y qué nos falta?

Lo primero una declaración de intenciones, lo segundo, vendrá otro día pero va de ir contra quien hace las cosas mal, hasta el extremo. Que nos den a todos con el palo cuando nos equivocamos y que cada uno de nosotros podamos hacer algo cuando lo veamos, pero eso como digo viene otro día.

Hoy me separo del callarme y sólo dar ejemplo, hoy me rebelo levantando la voz. Hoy me uno a gente como Alberto Artero y a su tan actual “Españoles, rebelión o hundimiento, ustedes eligen” y a David Bonilla y su hashtag #weareatwar y a su declaración de intenciones. También estoy seguro que seré un empujón más para mucha gente que piensa lo mismo que yo. Que tenemos mucho que decir juntos y que ya vale de solo callar y dar ejemplo.

Y como va de declaración de intenciones voy a enumerar muchas cosas en favor de las que estoy y otras contra las que voy a luchar. Ni que decir que no están todas, que no están en orden de importancia y que seguro que hay algunas puntualizables. Si quieres añades, modificas y puntualizas pero empuja en la misma dirección, no vayas en contra, que una coma no sea lo importante, que sea el fondo y no la forma lo que te empuje. Este país aunque no te lo creas te necesita y tu necesitas a este país aunque te duela.

Así a borbotones se me ocurren muchas cosas que quiero…

  • Quiero trabajar, quiero que los lunes sean lunes y que no pase nada. Quiero esforzarme y dar ese ejemplo. Que mis hijos vean lo que yo he visto con mis padres, que la felicidad puede estar también en esto y que no pase nada, que sea un orgullo.
  • Quiero disfrutar, quiero hacerlo con una sonrisa, quiero transmitir alegría a mi alrededor. Quiero que me salgan las cosas bien o mal pero que lo importante sea el camino y no la meta, el medio y no cómo se llega al fin porque llegar se llega.
  • Quiero ser humilde y pensar en todo lo que tengo que aprender. Nunca seré un experto en nada, cuanto más sé de algo más puedo aprender. Quiero huír de los profesionales del vender humo, de aquellos que no dan valor y encima tienen un nombre. Si vales no te lo creas y si no vales no me engañes.
  • Quiero pensar y ayudar a quien quiere trabajar y no aceptar al que no quiere y que se mantiene en los puestos porque si.
  • Quiero ser solidario con el que no tiene. Y quiero siempre que se pueda darle la caña y enseñarle a pescar.
  • Quiero admirar y ensalzar a grandes personas que hay en nuestra sociedad. Quiero que quien gana mucho dinero, por supuesto haciendo las cosas bien, como hoy es noticia Javier Oliván, sea un orgullo para la sociedad y se le ponga como ejemplo.

Y otras que no quiero, otras contra las que estoy

  • No quiero instituciones ni políticos que hacen las cosas mal. Pero tampoco quiero engañarme, tenemos lo que somos y solo cambiando cada uno de nosotros se les cambia a ellos.
  • No quiero desunión entre los españoles. No quiero que en mucha gente siga viva la Guerra Civil, que sea un Madrid contra el Barça, los rojos contra los fachas, el PSOE y el PP. Quiero un país al que no solo lo unan desgracias como la muerte de Miguel Ángel Blanco y los atentados del 11-M
  • No quiero autocomplacencia. Quiero ser muy crítico conmigo mismo, no me quiero engañar. Quiero que los que estén a mi lado, y tu también si quieres, me ayudes y me des toda la caña del mundo cuando no hago las cosas bien. No quiero tener miedo del futuro, quiero cambiar lo que no vea bien en mi y quiero hacerlo con una sonrisa.
  • No quiero aceptar el “todo vale” y quiero ir contra la gente que lo representa. Quiero denunciarte si defraudas en el IVA, si me planteas que te despida para cobrar el paro, si veo que vives en el extranjero y cobras subsidios en España, si tienes empresas que se aprovechan de las administraciones. Y quiero que si yo lo hago me denuncies, que vayas contra mi.
  • No quiero que se deje de castigar al que hace las cosas mal. Quiero que se le castigue con todo el peso de la ley y que esto sea ejemplo también. Si haces las cosas mal pagas.

¿Y tú que quieres?

Los niños que llevan tirantes llegan antes

Me acuerdo mucho de mi abuelo materno. La verdad es que siempre fue de esos abuelos que quieres tener, por lo que sonríen, por la de bromas que te hacen y en mi caso por lo que siempre me motivaba, por lo mucho que me enseñó.

Fue quien me enseñó jugar al ajedrez y quien me enseñó a perder. A perder porque no recuerdo que me dejara ganar ni una partida y por supuesto nunca se la gané. Siempre que ves un niño te quedas con la duda de qué es mejor para que aprenda, que le dejes ganar alguna vez o que pierda siempre y con eso que aprenda, que luche.

Y la verdad es que cuando ya han hecho unos años desde su muerte no puedo acordarme más de todo lo que perdí con él pero también de todo lo que aprendí. Me enseñó cada movimiento del ajedrez, siempre con ese tablero que él mismo construyó, que solo con él podía tocar y que hoy tengo como regalo, tantos años después de su marcha.

Y hace unos días me he acordado mucho de él, mucho. Me encontré este dibujo que me hizo, esta historia que ya es un mantra para mi, que siempre recuerdo. Parece que de pequeño no me gustaba llevar tirantes. Supongo que es de estas cosas que las madres tienen y mi madre era de tirantes siempre, cinturón nunca. Para mi debía ser un tema recurrente porque mi abuelo, que además de buen abuelo te hacía un dibujo en un segundo, me animaba a llevarlos con un “Los niños que llevan tirantes llegan antes y el niño que lleva cinturón es un bobalicón”

Y hoy solo escribo estas líneas para recordarle y para con esto acordarme de que esto consiste en pelear, en ganar o perder pero en pelear. Si no luchas, si no llevas tirantes te conviertes en bobalicón y claro, pierdes al ajedrez.

España Emprende

Los emprendedores estamos de moda, los emprendedores, empresarios o lo que seamos, que ya no se ni lo que soy 🙂

En esta moda los políticos quizá interesadamente nos dan bola. Hace unos días estuvimos unos cuantos con Rubalcaba, la semana que viene estoy invitado al Ministerio de Ciencia y Tecnología con la Ministra Cristina Garmedia, parece que también Rajoy nos hará un hueco en su apretada agenda… ¡Que de cosas! ¿Será que estamos en campaña electoral?

La primera impresión fue esa, que se hacía por propaganda electoral. Pero también pensaba que era algo a no desaprovechar, si hoy nos dan un altavoz es para usarlo y por ello me uní en la elaboración de un documento que resumiera cosas que vemos necesarias y que si quieres puedes apoyar aquí.

¿Me acompañas? ¿Nos acompañas?

Manifiesto Emprende España

Como emprendedores que hemos establecido nuestros proyectos en España, queremos tomar un papel activo y constructivo dada la situación económica y social actual.

El Manifiesto Emprende España, es una declaración de confianza en el futuro de España y una propuesta de acción dirigida a toda la sociedad, incluyendo a quienes tendrán la responsabilidad de gobernar el próximo 20N, así como a quienes tengan la tarea de controlar el gobierno desde la oposición.

Estamos convencidos de que España puede y debe recuperar la senda del crecimiento y la creación de empleo. Para lograrlo, necesitamos promover el espíritu emprendedor como motor de nuevos empleos y fuente inagotable de innovación.

——————————–

España ha sido y es un país de emprendedores. Individuos con talento, creatividad y capacidad de esfuerzo, que buscan oportunidades ante la adversidad y encuentran modos innovadores de resolver sus problemas y los de los demás, generando riqueza para su empresa y su país.

Los emprendedores somos personas anónimas, que buscamos realizar nuestros propios sueños con la ambición de crear algo valioso para la sociedad.

Creemos y aplicamos a diario la cultura de la responsabilidad, constancia, transparencia, apoyo mutuo, tolerancia al riesgo y aceptación del fracaso como elementos básicos para alcanzar grandes metas.

No tenemos miedo y sabemos pensar a lo grande, para desarrollar nuestros proyectos y expandir nuestras ideas con mentalidad global.

Somos conscientes de que carecemos de valor sin nuestros empleados, clientes, socios e inversores. Creemos en la sociedad civil y en su poder para definir su propio destino. Tenemos el compromiso de crear empleo, riqueza y transmitir nuestros valores a las generaciones futuras. Somos un pilar fundamental en el desarrollo de nuestro país y asumimos nuestro papel con responsabilidad.

Somos frágiles y escasos pero valientes y necesarios. No queremos que nos utilicen ni nos dirijan, pretendemos que nos entiendan, nos apoyen y que no se pongan trabas en nuestro camino.

Nuestro éxito será el éxito de todos, porque crearemos riqueza y devolveremos a la sociedad lo que hemos recibido de ella al ayudarnos en nuestra aventura.

Propuesta de acción

Dada la fragilidad de las empresas en sus primeros años de vida, es necesario crear un entorno que facilite su supervivencia. Hemos identificado tres líneas de actuación que creemos son fundamentales para potenciar la creación de empresas y la dinamización de la economía: (i) fomento y canalización de la inversión, (ii) gestión del talento y (iii) creación de un mercado que favorezca el nacimiento y desarrollo de nuevas empresas.

A. FOMENTO DE LA INVERSIÓN

Buscamos crear las condiciones para que afloren iniciativas emprendedoras de alto potencial. Esto exige desarrollar una industria de inversores de capital riesgo y business angels capaz de apoyar a empresas en sus fases más tempranas. Creemos que los fondos públicos deben orientarse prioritariamente a favorecer el desarrollo de esa industria.

Cómo:

  • Integración de los fondos públicos existentes (tanto nacionales como regionales) en una sola Agencia, y fomentar la canalización de estos fondos mediante la gestión por inversores privados especializados que coinviertan con sus propios fondos con remuneración variable (vía carried interest, etc) como parte principal de sus ingresos.
  • Concentración de las ayudas públicas en las fases iniciales de los proyectos y en la atención a las pymes. Las pequeñas empresas están, cualitativamente, mucho más necesitadas de financiación que las grandes corporaciones, con mayores recursos propios, facilidades de acceso al dinero y menor riesgo de que sus decisiones de diversificación fracasen.
  • Estímulo a la inversión ajena en proyectos de nueva creación, a través de la desgravación de rentas para capital invertido en nuevas empresas (menores de 5 años).
  • Regulación de la fiscalidad de los Business Angels, por la que se permita tanto la compensación de las inversiones fallidas con las plusvalías generadas y una exención del pago de plusvalías cuando los beneficios de una venta se reinviertan en menos de 12 meses en otras startups. Igualando la fiscalidad de inversores en StartUps a inversores profesionales.
  • Incentivo de buenas prácticas empresariales e investigadoras, evitando subvenciones discrecionales. Ninguna empresa de gran tamaño con filiales o accionistas en paraísos fiscales debería ser elegible para recibir subvenciones públicas.

B. FORMACIÓN Y RETENCIÓN DEL TALENTO

Es fundamental para estimular el espíritu emprendedor en todas las fases educativas, tanto a través de la formación como de la muestra de ejemplos de emprendedores de éxito. Además la atracción del talento en las pequeñas empresas es la base de su capacidad de innovación y crecimiento futuro.

Cómo:

  • Educación
      • Creatividad y capacidad de aprendizaje. Acciones que ayuden a los alumnos a enfrentarse a las situaciones y resolverlas, a arriesgarse, equivocarse y aprender, a acertar y disfrutar. A entender que el fracaso es un paso previo al éxito. Fomentar el trabajo individual y en equipo, así como la toma de sus propias decisiones.
      • Generación de la inquietud emprendedora. Proponemos introducir en la educación secundaria asignaturas y actividades que permitan adquirir capacidades en la manera de captar y valorar oportunidades, la evaluación de riesgos, e incluso directamente la gestión y la creación de empresas. El estímulo para emprender se suscita también desde el ejemplo de emprendedores de éxito, a los que hay que dotar de visibilidad e imagen pública, resaltando su compromiso social, su carácter innovador, sus valores éticos.
      • Actividades intra y extra escolares para adopción cultural, que propicien el desarrollo de aptitudes y el acercamiento al lanzamiento de proyectos personales, a través de la creación de proyectos de empresa y de emprendedurismo social.
      • Impulso desde las Universidades: Mejorar el ratio de éxito/fracaso de las startups mediante el fomento de clubs de inversores y mentores ligados a universidades. Proponer, impulsar e incluso concretar, oportunidades de inversión, animando a que se pongan en práctica y ayudando a su implantación. El emprededurismo no es un arte, es una ciencia. Se aprende y se mejora con la educación.
      • Actualizar y adaptar la formación universitaria tecnológica a las necesidades del mercado, con fomento de los estudios técnicos entre los estudiantes de secundaria.
      • Fomento de la mentalidad internacional entre los estudiantes. Proponemos fomentar y valorar con estímulos fiscales a la contratación, haber completado la formación en el extranjero, como base a una preparación y mentalidad internacional de nuestras futuras generaciones.
  • Mercado Laboral
      • Condiciones laborales especiales para las start-up. Proponemos disminuir los costes que deben soportar en la primera fase, bonificando en todo o en una parte sustancial las aportaciones a la seguridad social de autónomos y contratados. Complementariamente, y en ese período, las empresas no deberían soportar la indemnización por despido consecuencia de la reducción ocasional de actividad o del cambio en las necesidades de cualificación a que obligue la reorientación de la empresa, siempre que se realice ésta en el campo de las tecnologías preferentes.
      • Incentivos para contratación de personal cualificado, local y extranjero. Extensión de programas para incentivar la contratación de especialistas/doctores… a otros perfiles clave de aportación de valor, durante las primeras etapas de actividad de la empresa. Además de facilitar la contratación de personas extranjeras con talento, simplificando la gestión de visados.
      • Facilitar la atracción y retención del talento a través de la creación de planes de opciones sobre acciones (stock option plans)

C. DINAMINACIÓN DEL MERCADO

Los emprendedores necesitamos un mercado que nos permita desarrollar nuestras ideas, sin trabas y  compitiendo en igualdad de condiciones con las grandes corporaciones. Buscamos una legislación y ecosistema emprendedor que tenga tolerancia con el “fracaso honrado”, respetando las reglas del juego.

Cómo:

  • Legislación
    • Legislación de los cobros y pagos relacionados con la Administración Pública y con la empresa privada. No adelantar ningún tipo de impuesto a la Administración si previamente no se han cobrado facturas pendientes de pago por ésta. Hacer cumplir la ley vigente en lo referente a los períodos de pago de las grandes empresas, aplicando penalizaciones efectivas por los retrasos y las situaciones de abuso con los emprendedores. La financiación de las grandes empresas a costa de los pagos a las pymes no debe tolerarse ni legal ni culturalmente.
    • Eliminación impuesto sociedades en empresas en crecimiento que reinviertan 100% en capital. Medida para sanear el balance de empresas en crecimiento, que apuesten por capitalizar sus beneficios como estímulo para su crecimiento durante los primeros cinco años de vida de la empresa.
    • Reducción de las obligaciones administrativas en licitaciones y concursos públicos por importes inferiores  a medio millón de euros, que impliquen aplicaciones tecnológicas intensivas en conocimiento. Se deberá simplificar la exigencia de referencias para empresas de reciente creación, dando mayor valor a los currícula de los socios, a la bondad técnica del proyecto o de la oferta, y reducir o eliminar las cantidades a depositar para poder presentarse a dichos concursos.
  • Ecosistema
    • Apoyo a los emprendedores, mejorando su visibilidad y facilitando la propaganda de sus iniciativas. Acciones en entornos sociales, medios, etc. de reconocimiento y ensalzamiento del emprendedor como generador de riqueza, empleo y desarrollo. Presentación del emprendedor como un dinamizador de la economía de su entorno.
    • Potenciación de clústers y centros de excelencia. Fomentar la generación de núcleos de excelencia, en donde se combinen centros de formación profesional y universitaria, departamentos de investigación de empresas relevantes, y programas de captación de inversores, desde los que se dé impulso recíproco a la investigación y al desarrollo, concretando nuevos proyectos empresariales y la formación cualificada en nuevas tecnologías.

¿Quienes somos?

Chamberi Valley es una iniciativa creada por un grupo de emprendedores de base tecnológica. Busca ser un punto de encuentro de emprendedores en fase de expansión internacional, que se enfrentan a retos comunes, distintos de la fase inicial de un proyecto.

El manifiesto está abierto a toda la comunidad emprendedora, y a toda la sociedad. Para concienciar de las necesidades y compromisos de los emprendedores de todo tipo y situación. Esperamos que origine un debate profundo, sobre las medidas que pueden ayudar a los emprendedores y estamos abiertos a toda aportación constructiva.

Educación práctica, un caso de éxito

El pasado miércoles 23 Enrique Dans me dio la oportunidad de participar como ponente en lo que dentro del Instituto de Empresa se denomina IE Tech Startup. Se trata de un electivo que Enrique ha desarrollado dirigido a los alumnos del International MBA y que titula “Managing the tech startup”.

La idea del curso es basicamente que sea práctico. Que alumnos internacionales (veintidós nacionalidades en concreto) escuchen la experiencia emprendedora de emprendedores que Enrique invita para charlar sobre un tema en concreto. Cada encuentro tiene carácter bidireccional y en cada uno Enrique anima a los alumnos a que compartan sus experiencias en sus blogs y que lo hagan también vía Twitter y demás medios sociales. Como muchos de ellos están empezando a emprender el valor de escuchar experiencias de primera mano enriquece inmensamente a quien está empezando (y por supuesto al que como yo le toca estar en la pizarra).

La experiencia fue magnífica y, como en muchas cosas, me sentí pequeño al lado de otros ponentes que participan o participarán otros días. Hasta lo que Enrique ha publicado han pasado o van a pasar por la clase Julio Alonso (fundador de Weblogs SL), Jorge Mata, Jesús Encinar (Idealista, 11870) Bernardo Hernández (Tuenti, Stepone), Gabriel Aldámiz-Echavarria (Chicisimo)…

Al terminar la clase me quedé con sabor dulce pero también con algo de amargor. La parte dulce es obviamente la propia experiencia, y eso que fue en inglés que cada día voy perdiendo. Lo obvio y lo dulce, aunque no por ello quiero dejar de volver a transmitirlo, es valorar la labor de Enrique y del Instituto de Empresa que cada día demuestran por qué están donde están. Lo no tan obvio y un poco amargo es tratar de pensar qué tiene que cambiar para que en los colegios y en las universidades españolas consigamos estar a la altura de nuestras escuelas de negocio que por algo están a la vanguardia de muchas clasificaciones mundiales.

¿Es que no nos damos cuenta que quizá el mayor problema nacional es un problema de fondo de educación hacia abajo? ¿Es que no vemos que tenemos que fomentar un sistema educativo distinto que prime la practicidad y no tanto el empollar por empollar? Entiendo que el “empollar” aporta algo más que aprender cosas de memoria, es una disciplina para hacer las cosas pero ¿dónde está la práctica de la Universidad? Y lo que llaman práctica ¿lo es de verdad?

Desde pequeño he valorado, porque me lo han inculcado, el esfuerzo y el que las cosas se ganan por algo y de las pocas cosas (métodos) lectivas que me acuerdo de colegio (Jesuítas) y universidad (CEU) es de empollar, poco de vida práctica. Queremos montar una sociedad con valores desde unos colegios y unas universidades en los que para mi ya no prima el esfuerzo y donde cada vez es más fácil aprobar y donde el pobre profesorado, que es machacado hasta físicamente, enseña mucha teoría y poca práctica.

Lo malo es que esto es culpa de nosotros como sociedad representada en unos políticos fuera de juego con unos intereses propios y que no piensan en futuro sino en como mucho largo plazo de legislatura. Ni que decir que esos políticos poca necesidad verán de estudiar y de que la educación sea práctica cuando muchos de ellos no han estudiado nada aparte del colegio y su único bagaje profesional es el político y no el empresarial.

¿Tú que piensas? ¿Hay salida? Yo creo que si pero hay que remar ¡mucho!